E significa cannabidiol y es uno de los más de 100 componentes probados de la planta de cannabis (cannabinoides). Sin embargo, este es un cannabinoide muy especial que, debido a su efecto sobre la salud mental y física, la ciencia se está centrando cada vez más en su investigación. A diferencia del THC psicoactivo (delta-9-tetrahidrocannabinol), responsable de la reputación general de la planta, el CDB no tiene efectos intoxicantes ni psicoactivos. Según el estado actual de la investigación, no se conocen efectos secundarios relevantes del cannabinoide CBD, incluso en dosis altas. El núcleo de la investigación actual es cómo el uso regular del CDB podría mejorar tu estado de ánimo y vitalidad, tratar el dolor y otras molestias físicas, y combatir activamente la depresión y la ansiedad. Como a nosotros no se nos permite prometer ningún tipo de curación, dejamos que los estudios hablen por sí mismos (más).

El sistema endocannabinoide humano.

El sistema endocannabinoide (abreviatura de sistema cannabinoide endógeno) es una parte del sistema nervioso y presenta sitios de acople en la superficie celular: los receptores CB1 y CB2. Regulan numerosos procesos biológicos:

El CB1 se encuentra principalmente en el cerebro y la médula espinal, pero también en el sistema nervioso periférico (por ejemplo, en el intestino y en muchas otras partes del cuerpo). Por otra parte, el CB2 se encuentra predominantemente en las células del sistema inmunológico y en las células involucradas en la formación y degradación ósea.

El CBD es uno de los principales cannabinoides del cáñamo junto con el THC. Su interacción, especialmente con los receptores CB1 y CB2, ya se está investigando intensamente en todo el mundo.

¿Cuál es la función del CDB?

Los fitocannabidoides, terpenos y flavonoides son compuestos químicos similares a los presentes en el cuerpo humano que actúan sobre el sistema endocannabinoide humano y animal. Sus receptores están sobre todo en el cerebro. El CBD es capaz de interactuar con estas células.